OBESIDAD

La obesidad se define como un aumento del tejido adiposo, que se manifiesta por un incremento de peso corporal.
La obesidad por sí misma es una enfermedad crónica. Está asociada con un aumento de la mortalidad y de la morbilidad o prevalencia de múltiples enfermedades (diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, problemas gastrointestinales, artritis, trastornos respiratorios, dermatológicos y endocrinos, cálculos biliares, cáncer, ...).

CAUSAS

En la mayoría de los casos se debe a un desequilibrio del balance energético (la ingesta supera al gasto).
En ciertos casos puede deberse a alteraciones genéticas, enfermedades endocrinas (sindrome de Cushing, hipotiroidismo, hipogonadismo...), fármacos e incluso enfermedades neurológicas.
Se está estudiando la posibilidad de que existan mutaciones del gen que codifica unos receptores de la hormona adrenalina llamados beta-3. Al disminuir la actividad de dicho gen, se produciría una retención de lípidos en las células grasas, lo que origina un aumento del tejido adiposo.
En general se puede afirmar que el origen de la obesidad es tanto genético como medioambiental, incluyendo exceso de ingesta de calorías, escasa actividad física, factores sociales y económicos y alteraciones metabólicas y endocrinas.


Diagnóstico: Cómo saber si uno es obeso. El método más utilizado en Atención Primaria para medir la cantidad de grasa corporal es el índice de masa corporal (IMC), que se obtiene del cociente entre el peso del sujeto en kilogramos y su altura en centímetros al cuadrado. Los valores comprendidos entre 25 y 30 se consideran sobrepeso y los superiores a 30, obesidad.